Eolicán instala las primeras antenas de medición de recurso eólico en Campoo y Valdeolea

Las instalaciones cuentan con los permisos y licencias municipales, así como el visto bueno de los informes de Cultura, Montes y Medio Ambiente.

La empresa lleva invertidos unos 4 millones de euros en la promoción de sus parques y en sus proyectos de I+D+i comprometidos en la adjudicación del concurso eólico.

 

 

Santander, 13 de enero de 2012. Eolicán acaba de finalizar esta semana la instalación de las cinco antenas anemométricas con las que pretende conocer con total exactitud la calidad y cantidad de recurso eólico de los montes donde la empresa pretende instalar siete parques de aerogeneradores. La firma cántabra es adjudicataria de la zona C del concurso eólico de la región con una potencia máxima asignada de 210 Mw en los municipios de Campoo de Enmedio y Valdeolea. Eolicán prevé una inversión global de unos 300 millones de euros en la promoción de estos parques y en las actuaciones industriales y de I+D+i vinculadas, siempre y cuando pueda completar el cupo máximo de potencia.
La instalación de las antenas anemométricas es un paso preceptivo a la construcción de los parques. Las empresas promotoras necesitan certificar el recurso eólico de la zona asignada con métodos fiables y contrastados, de modo que puedan conseguir una explotación racional de los parques y una financiación adecuada. Como sucede con cualquier actuación urbanística, este tipo de instalación está sometida a una normativa y a la concesión de permisos y licencias. Es una tramitación municipal de varios meses que ha de contar asimismo con informes favorables por parte de la administración regional, en concreto de los servicios de Urbanismo, Cultura, Medio Ambiente y Biodiversidad.
Las torres miden unos 60 metros de altura y están equipadas con varios anemómetros y un sistema de transmisión de información, que envía datos en tiempo real a las oficinas centrales de Eolican. Las antenas estarán en funcionamiento durante dos años midiendo las condiciones de viento en las diferentes estaciones del año, y luego, transcurrido este tiempo, serán retiradas.

4 millones de euros ya invertidos

A fecha de hoy Eolican lleva invertidos en Cantabria más de 4 millones de euros. Tal y como explica Fernando Rivas, director general de la firma, “se trata de una empresa cántabra que quiere crear riqueza en Cantabria”. Los primeros beneficiados por la construcción de un parque eólico son los municipios afectados; en primer lugar por los miles de euros que pagan los promotores en concepto de licencias y permisos, así como por los pagos derivados del aprovechamiento de terrenos privados o comunales, los impuestos locales, y la contratación de mano de obra en la zona para el mantenimiento de las infraestructuras. De forma genérica se calcula que el 7% de la inversión en un parque se queda en el municipio. A final “nuestros pagos se convertirán en un tanto por ciento muy importante del presupuesto de estos ayuntamientos”, señala Rivas.
Asimismo la promoción de un parque eólico beneficia a un “extenso entramado de empresas auxiliares” de ingeniería, eléctricas, constructoras y de transporte, entre otras. Eolican está contratando la mayoría de estos servicios en Cantabria. Dentro del trabajo de estas empresas cabe destacar la intervención de consultorías medioambientales y de patrimonio. El consorcio promotor del parque ha encargado a estos especialistas sendos informes de carácter preventivo sobre la avifauna y la riqueza arqueológica de su zona de actuación asignada. De esta manera Eolican podrá elaborar un proyecto “sin fisuras” que apruebe cualquier evaluación de impacto ambiental por parte de la Administración. Es un compromiso de la empresa con la sostenibilidad y una garantía para afrontar una inversión económica tan importante.